Prostíburro – Apolorama

Prostíburro


Ilustración por Clau Silva Instagram: @clauslva

Este artículo se lee en 3 minutos

La culpa no la tienen las prostitutas, sino el padrote que las puso ahí.

El placer que te pueden brindar no es por gusto y no me pienso meter con la necesidad. Pero sí con la idea que tenemos de lo que es placer. De lo que se siente bien, de lo que se suaviza con saliva. De lo dura que imaginamos que se pone la situación cuando no están.

 

La culpa no la tienen ellas, te lo digo en serio. La prostitución a la que están encadenadas es responsabilidad de quien las toca, de quien lo hace incluso, con la punta de la lengua.

 

Si nos vamos a la parte etimológica de la prostitución, estamos hablando de exhibir para la venta. Sí, pero lo único que queda claro aquí es que nos exhibimos nosotros, la pregunta sería, para vender qué. Amistad disfrazada de complacencia. Afecto maquillado de amor. Complicidad, porque lástima se escucha feo. Fidelidad desvestida de lealtad. Hipocresía con máscara de autenticidad.

Y es que la manera en la que hemos prostituido las palabras, no tiene nombre. Lo peor es que nos llevamos el concepto entre las letras.

Para los que llegamos a prostituirlas no hay ninguna pena. Ninguna legal, porque está la ajena y la propia que es la que llega cuando uno se da cuenta del modo en el que ha abusado de ellas. Que el decirlas ya no causa nada más que movimiento en los labios y un sonido al que algunos llaman voz. Que las decimos con tanta frecuencia que termina llamándose muletilla. En el mejor de los casos.

Las bajamos del anaquel más alto para ponerlas al alcance de todos. Perdieron exclusividad y con esto, valor, que nunca será lo mismo que costo.

Hoy cualquiera las tiene, las mastica, las regala y sobre todo, las escupe. De manera literal.

 

La responsabilidad es de los que las usamos mal. De los que hablamos por hablar sin darnos cuenta de lo que decimos. De los que no encontramos la diferencia entre hablar y comunicar. Padrotes de diccionario que utilizan Wikipedia. Onanistas del halago. Proxenetas del te quiero, amigo, te amo, me gustas y otras más que se me cayeron de la boca antes de llegar aquí. Que se me resbalaron de las yemas de los dedos, antes de ponerme a escribir.

Les damos títulos inmerecidos a quien ni si quiera los ha tramitado. Le hablamos a quien no nos quiere escuchar. Las tiramos, las escupimos, las pisamos y con eso se nos van ensuciando las frases, se nos confunden las ideas y lo peor de todo, nos confundimos de amistades. Por no llamarle a las cosas como son. Así. Tal cual.

Y luego viene uno que nos dice que así no. Que no eres amigo sino conocido. Que no todo está bien, que no me caes bien. Anda, sigue tu camino.

Entonces todo está mal, qué grosero. No me vuelvas a hablar.

 

Porque tomamos a mal la verdad y en secreto preferimos la mentira piadosa, la que nos seduce al oído y nos hace terminar, queriéndonos mal. Confundidos. Con una mascarilla de mentiras que no se puede quitar ni con un baño. Amigos de escaparate, para no decir que estamos solos, como si eso estuviera mal.

 

Y las palabras, qué culpan tienen.

¿Cómo estuvo?

Win Win
1
Win
Angry Angry
0
Angry
LOL LOL
0
LOL
Love Love
0
Love
Omg Omg
0
Omg
Wtf Wtf
0
Wtf

Prostíburro

log in

Captcha!

reset password

Back to
log in
Choose A Format
Personality quiz
Series of questions that intends to reveal something about the personality
Trivia quiz
Series of questions with right and wrong answers that intends to check knowledge
Poll
Voting to make decisions or determine opinions
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Open List
Open List
Ranked List
Ranked List
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF