Esto fue lo que aprendí estando ebrio en una cocina (durante algunas fiestas) – Apolorama

Esto fue lo que aprendí estando ebrio en una cocina (durante algunas fiestas)


Este artículo se lee en 5 minutos

Tengo 19 y debido a mi situación de estudihambre, es super común (para mi)  pasar alguna de las raras noches que salgo el fin de semana en alguna peda organizada en una casa sin padres, llena de foráneos o abandonada porque cuando se es joven y sin muchos recursos, lo que importa es que la banda que tenga buen cotorreo, después de unos tragos, el contexto pasa desapercibido y y la reunión tranqui que te habían dicho tus amigos, se convierte en una escena muy al estilo del surreal caos que aparece en el video de  We are Young de Fun.

La verdad es que no me la paso cada fin de semana de fiesta, ni todas las pedas son en casas pero, debido a que una gran parte de mi diversión nocturna ha sido en hogares ajenos, en su mayoría, las referencias que tengo acerca de recreación, son gracias a las pocas experiencias que he tenido embriagándome con mis amigos.

Entrados los primeros tragos de alguna bebida embriagante, a menos que estés profundamente deprimido, si hay buen ambiente y las rolas hacen una experiencia más agradable, seguro será un poco difícil que encuentres un punto de retorno antes de llegar al amanecer del siguiente día (bueno, depende).

Suena cagado, lo sé pero, si estar de fiesta nos sirve como una inmensa referencia de conocimientos acerca de la vida, les juro que, si en el desarrollo de un cotorreo casero no lo hacen, deberían probarlo como terapia grupal algún día.

Además de conocer in fraganti a todos aquellos obesos mentales debido a que la necesidad por satisfacer los mueve hasta el fuerte de provisiones, el hecho de compartir el alimento en medio del desastre, provoca una especie de vínculo con todos los que participen en la repartición de los bienes. Estas situaciones nos llevan a comprender una serie de conocimientos acerca de la vida que, aunque parezcan indiferente, seguro en el futuro harán mucha diferencia, al menos desde el plano personal, estas son las 3 cosas que aprendí estando ebrio en una cocina.

Determinas el nivel de algunos vínculos.

Según yo, es porque el refri está ahí y dentro de el hay algo de alcohol esperando a chocar con nuestras bocas, seguido de alterarnos un poco, entonces por eso creo que es como el lugar en donde se organiza todo lo que está pasando. Debido a que es el centro de control, los más allegados son los que cuentan con autorización para poderse refugiar un poco del comportamiento extaciado de la masa, sobre todo si estás a punto de pasonearte y necesitas mucha, pero mucha tranquilidad. El dejarte entrar hasta la cocina no lo hace cualquiera, así que es muy probable que si te encuentras ahí, divirtiéndote, hay una probabilidad inmensa de haber encontrado un compa.

El bajón en medio de la batalla sincera a todo el que lo comparta

No tengo idea de que pasa en ese momento, la neta, pero estar un tanto grave y terminar en donde se prepara el alimento para bajonear y compartir las papitas que guardaste para ese momento provoca una especie interacción profunda entre los comesales. Ya sea que se hable de la escuela, la pareja, el trabajo o lo que sea, a veces se torna medio íntimo ese momento. Supongo que es por la comida, es hermosa y siempre arregla todo, si TODO.

Te das cuenta de que ningún espacio es demasiado pequeño para gente enfiestada

Una vez me tocó caer a una fiesta en Guanajuato, la onda era completamente foránea. Aguas locas por un lado casi listas, una hielera con chelas por el otro y estudiantes con toda la actitud de festejar un cumple. El lugar: un pasillo de un metro y medio de ancho aproximadamente que desembocaba después de unos 6 metros en una especie de lobby de unos tres por tres metros y conectando con una cocineta de unos dos por cuatro metros de superficie. Fue una aventura épica debido a tres factores: el primero, una especie de Gandalf feo estaba fumando mota; el segundo (y alma de la fiesta), Marte, un perro pastor alemán que andaba cotorreando con la bandita; tres, sin problemas, durante el clímax de lo que era una reunión “tranqui” llegó a concentrarse un conglomerado de unas 60 personas bailando al ritmo del DJ, valiendo madres que no cupiera ni alfiler. Era como cuando vas en el metro a la hora pico, y de pronto en las partes oscuras hubiera iluminación, beats y buena onda entre todos, exacto, una utopía. Aquí una foto desde donde el pasillo se conectaba con la cocina.


¿Cómo estuvo?

Win Win
0
Win
Angry Angry
0
Angry
LOL LOL
0
LOL
Love Love
0
Love
Omg Omg
0
Omg
Wtf Wtf
0
Wtf

Esto fue lo que aprendí estando ebrio en una cocina (durante algunas fiestas)

log in

Captcha!

reset password

Back to
log in
Choose A Format
Personality quiz
Series of questions that intends to reveal something about the personality
Trivia quiz
Series of questions with right and wrong answers that intends to check knowledge
Poll
Voting to make decisions or determine opinions
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Open List
Open List
Ranked List
Ranked List
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF